No aceptó.

Antes que nada quiero decirles que suceden muchas cosas malas en este mundo, pero es nuestro deber enterarnos de esos hechos con estas noticias, es la única forma de saber cómo protegernos nosotros y a nuestras familias de qué no nos suceda lo mismo.

También, para que te sigan llegando nuestras noticias debes comentarla en fb, compartirla en fb y reaccionar (darle me gusta) a cada una de ellas en facebook, es la única forma que fb te detecta como un usuario interesado y te hace llegar las nuevas noticias que publiquemos.

El hombre le quitó la vida de varias estocadas a un adolescente de apenas 15 años de edad en un hecho sucedido en Foz do Iguaçu, en el occidente de Paraná, Brasil.

La joven fue identificada como Maria Eduarda Hoffman y el hombre fue identificado como José Altamiro Gomes da Silva de 56 años, quien cometió el hecho mientras la joven dormía.

El hombre cometió el hecho porque no aceptaba el fin de la relación que tenía con la madre de la adolescente y para VENG4RSE de su pareja, decidió quitarle la vida a su hijastra.

“La razón fue debido a que la esposa del hombre preparaba todo el proceso para separarse de él. Ya le había dejado claro que no quería mantener la relación, duró alrededor de un año y él no se conformó. Amenazó a su esposa diciéndole que se iba a llevar el bien más preciado que tenía en su vida ”, dijeron los investigadores del caso.

Luego de cometer el hecho, el hombre escapó en una motocicleta y perdió la vida al impactar con un autobús en la parada de tránsito en Cascavel, también en la región occidental.

La madre de María Eduarda estaba fuera de la casa, trabajando en el momento del hecho. Se llamó a unidades de emergencia, pero la joven no pudo resistir y falleció en el lugar del hecho.

Maria Eduarda Hoffman era alegre y estudiosa, soñaba con estudiar derecho para ser juez. “A ella le gustaba mucho leer, también le gustaba ir al cine en su tiempo libre. Siempre que podía, se quedaba conmigo. Dios mío, era todo en mi vida, perdí todo lo que tenía”, dijo. la madre.

El cuerpo de María Eduarda fue enterrado en el Cementerio Municipal del Misal, en la región occidental, ciudad donde nació.