A su hijo.

Antes que nada quiero decirles que suceden muchas cosas malas en este mundo, pero es nuestro deber enterarnos de esos hechos con estas noticias, es la única forma de saber cómo protegernos nosotros y a nuestras familias de qué no nos suceda lo mismo.

También, para que te sigan llegando nuestras noticias debes comentarla en fb, compartirla en fb y reaccionar (darle me gusta) a cada una de ellas en facebook, es la única forma que fb te detecta como un usuario interesado y te hace llegar las nuevas noticias que publiquemos.

Un padre  se disculpó con su hijo de 10 años antes de quitarle la vida en un hecho sucedido en en el distrito de Karatay en la provincia de Konya, Turquía.

Ismail Kilincer, de 32 años, abrazó y besó a su hijo antes del cometer el hecho y lo más impactante de todo fue el motivo que lo llevó a hacer esto.

El hombre le pidió a su esposa Rabia Kilincer, de 31, que fuera a las tiendas. Le comentó a la policía: “Antes de cometer el hecho, envié deliberadamente a mi esposa que fuera al mercado.

“Le dije a mi hijo que le iba a quitar la vida. Le pedí disculpas a mi hijo, lo abracé y lo besé “. Dijo que luego se sentó sobre las piernas del niño y lo ESTR4NGULÓ con sus propias manos.

Luego cerró la puerta con llave y llamó a la policía para decir que le había “quitado la vida a alguien”. Cuando llegó la policía, encontraron al niño llamado Huseyin ya sin vida.

Según los informes, el hombre se había sentido culpable por su propio estilo de vida y sentía que lo único perfecto en él era su hijo.

Dijo que a diferencia de él, su hijo era un alma pura que nunca había hecho nada malo, y que había decidido quitarle la vida para “enviarlo al cielo mientras aún estaba sin pecado”.

La policía dijo que el hecho fue planeado con dos semanas de anticipación y citó al padre del niño diciendo: “He pecado mucho y me iré al infierno”. No quería que mi hijo cayera en la tentación mientras crecía y se volvía como yo.

“Mi hijo también pecaría a medida que creciera. Cuanto más vive una persona, más peca. “ “Quería enviarlo al cielo mientras aún no tenía pecado”.