A su hija.

Antes que nada quiero decirles que suceden muchas cosas malas en este mundo, pero es nuestro deber enterarnos de esos hechos con estas noticias, es la única forma de saber cómo protegernos nosotros y a nuestras familias de qué no nos suceda lo mismo.

También, para que te sigan llegando nuestras noticias debes comentarla en fb, compartirla en fb y reaccionar (darle me gusta) a cada una de ellas en facebook, es la única forma que fb te detecta como un usuario interesado y te hace llegar las nuevas noticias que publiquemos.

Una pareja ha sido arrestada acusada de quitarle la vida a la hija de la joven mujer, en un hecho sucedido en la ciudad de Quitilipi, en Argentina.

La niña fue identificada como Maia Nicole Vallejos de apenas tres años de edad, quien falleció en el hospital por una infección que afectó sus órganos vitales y provocó un paro cardíaco.

Cuando le hicieron la autopsia, los mismos forenses quedaron desconcertados con los objetos que encontraron dentro del cuerpo de la niña y el posible motivo por lo cual los padres hicieron esto.

Los padres de la niña le CLAV4R0N dos agujas grandes en el corazón y los pulmones y se sospecha que todo pudo haberse tratado de un ritual S4TÁNIC0.

Una aguja que medía diez centímetros y que normalmente se usaba para coser balones de fútbol, le llegaba al corazón.

La otra, una aguja más vieja que le habían colocado en el cuerpo algún tiempo antes de que falleciera, le estaba afectando los pulmones y se le atribuye la infección que sufrió.

El Secretario de Justicia Auxiliar dijo de Maia: “Esta niña pasó por una situación ESP4NT0SA.” “Lo que le hicieron fue muy AGRES1V0”.

El fiscal Cristian Arana confirmó: “Una de las agujas le penetró el el pulmón, otra el corazón de la niña, en medio de su pecho y la otra en su timo en medio de su esternón y pulmones.

“La aguja más grande le provocó una tremenda infección en todo su pequeño cuerpecito, también inflamación de los pulmones y los riñones que le provocaron finalmente un paro cardíaco”.

La mamá de 20 años y el padrastro de 19 de Maia intentaron escapar por temor a ser ejecutados por la comunidad, pero fueron capturados por la policía en las afueras de la aldea donde vivían.

Después del arresto el individuo dijo: “No queremos decir dónde están porque la gente está indignada y queremos protegerlos”.

La niña vivía con su madre y su padrastro en una casa en ruinas en el sitio de un aserradero de madera.

La madre de la niña, que se dice que está embarazada de cuatro meses de un nuevo hijo, solicitó a través de un abogado defensor que la pusieran bajo arresto domiciliario después de haber sido G0LPE4DA en prisión preventiva por otras reclusas indignadas.