Por un implante.

Una mujer le quitó la vida a su novio porque él se negó a pagarle el implante de siliconas en los senos en Manaus, Brasil. Cristina D’Avila Teixeira Rodrigues, de 24 años, fue arrestada por quitarle la vida  al empresario con un DISP4R0 en la nuca.

Se entregó a la policía tres días después del cometer el hecho. El novio fallecido fue identificado como Paulo Roberto Moraes Teixeira Junior, de 29 años, era dueño de una empresa de instalación de Internet, donde conoció a su expareja.

Según Rodrigo, el hermano de Paulo, Cristina le quitó la vida a su hermano porque este se negó a pagar sus implantes mamarios de silicona, que pueden costar alrededor de £ 1.300 ($ 1.800) en Brasil.

Dijo a la prensa: “Mi hermano le dio un automóvil, un trabajo y dinero. Ella quería silicona, pero en tiempos de pandemia, la empresa estaba recortando costos y él no podía hacerle esta cirugía”.

“Esa noche que ella le quitó la vida a mi hermano, ellos pelearon mucho por eso”. La hermana de Paulo , Roberta, dijo a los medios locales que su hermano la empleaba en su empresa y que tenían una relación de un año y medio.

Ella quería silicona, pero en tiempos de pandemia, la compañía estaba recortando costos y él no podía pagarle ese lujo. Ella dijo: “De acuerdo a lo que vimos, ella estaba con él solamente por interés propio. Le gustaba presumir, pero nunca publicó nada sobre él.”

Según Roberta, Cristina fue a la casa de su hermano y dijo que quería hablar con él. Horas más tarde, le dijeron a su familia que le habían quitado la vida.

Cristina huyó después del hecho , pero se entregó a la policía acompañada de abogados después de que se emitiera una orden de arresto en su contra.