Así encontraron los cuerpos de los vigilantes.

BONAO – Continuamos con el caso del guardia de seguridad que le quitó la vida a tres de sus compañeros de trabajo. Pascual Alejo explicó a los miembros de la uniformada que ese día había perdido la suma de RD$40,000 en un juego de dados, por lo que se comunicó con varios familiares en Estados Unidos, incluyendo su madre, para que le ayuden a resolver su problema.

Posteriormente, alegó que al llegar a su lugar de trabajo le fue asignado un servicio el cual se negaba a realizar, originándose una discusión con uno de sus compañeros y sin mediar palabras tomo la escopeta, le disparó a su compañero, luego al vigilante de la puerta y posteriormente a un ingeniero agrónomo.

Tras cometer el crimen, el vigilante tomó su teléfono celular y hizo fotos a los cuerpos de Freddy Antonio Aquino, de 72 años; Manuel Arismendy García Jiménez, de 58, y el nicaragüense José Martínez Arostegui, las cuales le envió a su madre a través de la red social de Whatsapp.

La madre del triple homicida, cuyo nombre no fue revelado, fue quien se comunicó con las autoridades dominicanas por la vía telefónica para informar lo que había ocurrido.

Los policías de la zona, tras ser notificados del suceso, se presentaron al lugar y apresaron a Pascual Alejo, de 27 años, encontrando los cuerpos sin vida de los compañeros.

En el lugar también fueron halladas dos escopetas y un revólver, entre ellas el arma con la que se presume el apresado cometió el triple homicidio.

Los investigadores de la Policía continúan investigando los hechos, mientras que el homicida fue puesto a disposición de la justicia.

Pero lo más raro y extraño de este caso es que uno de los cuerpos de los fallecidos fue encontrado con su pantalón abajo, es decir, no lo tenía puesto.

OBSERVA LAS FOTOS 

COMENTARIOS